Huelva y Salamanca

Una de las cosas que me gusta lo mas de mi vida aquí es que no trabajo los viernes.  Nunca.  Es parte de me contrato con la Junta.  Consecuentemente, tengo un fin de semana larga (un puente) cada semana.  Con esta suerte increíble, llevo usando mis fines de semanas para viajar a partes de España que no visitaba el verano pasado.   Por ejemplo, hace tres semanas fui a Huelva y la siguiente semana fui a Salamanca.  Los dos viajes eran buenas experiencias y me daban alegría ver nuevos sitios.

Fui a Huelva para visitar mi amiga Carolina que conocí en el verano través mi intercambio, Carmen.  Carolina es de Sevilla pero trabaja en Huelva como fisioterapeuta.  Huelva es una ciudad pequeña a lado del agua en el suroeste del país.  A pesar de su buena ubicación, Huelva falta encato y atracciones; es una ciudad industrial.  Por lo tanto, Caro y yo simplemente disfrutábamos estar juntos y andábamos sobre la ciudad, hablando, comiendo, y bebiendo.

Sin embargo, hicimos dos cosas guay durante mi visita.  Fuimos a una discoteca hasta 7 en la mañana (ufff España!) y a un muelle hecho de hiero que es muy bonito y ofrece bonita vistas del agua.  Y con estas dos cosas, hice todo que Huelva tiene ofrecer.  Pero, para mi, el parte importante de la visita era estar con Caro.  Hablábamos de un montón de asuntos solamente en español; Caro me ensenaban más cosas en un fin de semana que aprendía en mi primer mes aquí.

El Muelle de Huelva
El Muelle de Huelva
Caro y Yo enfrente el muelle
Caro y yo enfrente el muelle

El siguiente fin de semana fui a Salamanca con mi amiga Sami, que vive en Madrid.  Conocí Sami través una amiga en Sevilla.  Como yo, Sami es una profesora de ingles, pero ella lleva viviendo en Madrid desde Septiembre.  Para ir a Salamanca, fui a Madrid inicialmente, quedé con Sami, y fuimos a Salamanca desde allí.  No hay transportación directo desde Sevilla y Salamanca.  Pero el viaje largo no me molestó porque España es un país con un paisaje increíble.  Fue un placer ver las montanas, ríos, valles y campos me pasan por la ventana.

Queríamos ir a Salamanca porque la ciudad tiene una historia muy interesante y una reputación como un sitio divertido gracia as su gran población de estudiantes.  Por eso, empezamos nuestro visita con un gira de tres horas sobre el centro histórico de la ciudad. ¡En teoría esta fue una buena idea, pero en realidad fue un desastre!  Hacía mucho frío y nuestro guía hablaba muy rápida y con mucho argot.  Como resultado, Sami y yo estábamos perdidos, tristes, y teníamos muchísima frío.  Lo mejor parte de la gira fue el fin, cuando pudimos escapar a un café para tomar bebidas calientes.

Plaza Mayor de Salamanca
Plaza Mayor de Salamanca

Sin embargo, aprendimos algunas cosas durante la gira.  Por ejemplo, la Universidad de Salamanca es la mas antigua universidad en España y la cuarta mas antigua en Europa.  Colón daba conferencias allí después de sus viajes a América y Ignatius Loyola se convertía la ciudad en un centro poderoso para las Jesuitas.  Adicionalmente, la ciudad tiene una catedral especial, donde dos (una vieja y una nueva) fueron construidos a lado de la otra.  La antigua catedral fue construido en siglo XII después de la reconquista de la área por los cristianos.  Pero, cientos de años después, la catedral sufrió daños desde un terremoto y la ciudad tenían que reconstruirla.  Como parte de este proyecto, la ciudad decidió construir una nueva catedral a lado de la catedral actual y conectar las dos.  El resulto es una de las más distintas cosas que he visto.  Es una catedral con dos naves centrales, dos naves de cruceros, dos coros….dos de todo!  Y los dos edificios tienen alturas diferentes, un hecho que hace la experiencia hasta más distinta.  Es difícil ver en esta foto (es lo mejor que tengo), pero si miras bajo la cúpula a la derecha, verás una segunda cúpula mas pequeña.  Esta es la cúpula de la catedral vieja.

La catedral de Salamanca
La catedral de Salamanca

Salamanca también tiene una historia extraña con pequeñas adiciones a los exteriores de edificios importantes.  Lo más famoso ejemplo es la pequeñísima rana que se queda encima un calavera en la fachada plateresca de la universidad.  La leyenda es que los que pueden encontrarla tendrán buena suerte y volverán a Salamanca.  Otro ejemplo es el astronauta que adorna una puerta reconstruida de la catedral nueva.  Es algo que los trabajadores añadieron durante la restauración y que, en mi opinión, muestra una falta de respeto para historia.

¡¿Puedes ver la rana?!
¡¿Puedes ver la rana?!
El astronauta de Salamanca
El astronauta de Salamanca

Después la gira, fuimos a una tienda que se llama “Taste of America.”  ¡Probablemente no es una sorpresa, pero se vende productos americanos!  Estábamos emocionados encontrar comida americana (Mac & Cheese, soda, chips, etc) y compramos algunas cosas para comer mientras andamos por el centro comercio de Salamanca. ¡Incluso econtré espadas!

Vencedores!
Vencedores!
Ten miedo.
Ten miedo.

El próximo día hacia buen tiempo y usábamos esta suerte para andar sobre la ciudad y visitar sitios que no habíamos vistos con la gira.  Cruzamos el puente romano antiguo, visitamos el museo de la guerra civil, y subimos el torre de la otra universidad en Salamanca (si hay dos) para ver los alrededores de la ciudad.  No teníamos mucho tiempo porque nuestro tren salió a las tres en la tarde.  Pero era un buen final a un fin de semana genial.

El puente Romano
El puente Romano

Fue un placer visitar Huelva y Salamanca, y ahora estoy planeando visitas a algunos sitios en España que nunca he visitado.  Algunos lugares en mi lista son Las Islas Canarias, Majorca, Almería, y Jaén.  No creo que tenga bastante tiempo visitar todos, pero voy a intentar!  Y, como siempre, escribiré de mis experiencias en cualquier sitios visito.

Hasta luego!

Stephen

As always, haz clic for a translation in English!

One of the things I like the most about my life here is that I don’t work on Fridays.  Never.  It’s part of my contract with the government.  Consequently, I have a long weekend every week.  With this incredible luck I have been using my weekends to travel to parts of Spain that I didn’t visit this summer.  For example, three weekends ago I went to Huelva and the following weekend I went to Salamanca.  Both trips were great experiences and made me happy to see new places.

I went to Huelva to visit my friend Carolina, who I met in the summer through my exchange partner, Carmen.  Carolina is from Seville but works in Huelva as a physical therapist.  Huelva is a small city along the water in the southwest of the country.  Despite its good location, Huelva lacks charm and attractions; its an industrial city.  Therefore, Caro and I simply enjoyed being together and walked around the city talking, eating, and drinking.

However, we did do two cool things during my visit.  We went to a club until 7 in the morning (oye!) and to a beautiful pier that is made of iron and that offers great views of the water.  And with these two things I did everything that Huelva has to offer!  But, for me, the important part of the visit was to be with Caro.  We talked about a ton of issues only in Spanish; Caro taught me more things in a weekend than I learned in my first month here.

The following weekend I went to Salamanca with my friend Sami, who lives in Madrid.  I met Sami through a friend in Seville.  Like me, Sami is an English professor, but she has been living in Madrid since September.  To go to Salamanca I went to Madrid first, met Sami, and then we went together to Salamanca from there.  There’s no direct transportation from Seville to Salamanca.  But the trip didn’t bother me because Spain is a country with an incredible landscape.  It was a pleasure to see mountains, rivers, valleys, and fields pass by my window.

We wanted to go to Salamanca because the city has an interesting history as well as a reputation as a fun place thanks to its large population of students.  For this reason we started our visit with a three hour tour of the historic city center.  In theory this was a great idea, but in reality it was a disaster!  It was very cold and our guide talked very fast and colloquial Spanish.  As a result, Sami and I were lost, sad, and extremely cold.  The best part of the tour was the end, when we could escape to a café to grab a warm beverage.

However, we did learn a few things during the tour.  For example, the University of Salamanca is the oldest university in Spain and the fourth oldest in Europe.  Columbus lectured there after returning from America and Ignatius Loyola turned the city into a powerful center for the Jesuits.  Additionally, the city has a special cathedral, where two (an old on and a new one) were built next to one another.  The old cathedral was constructed in the 12th century after the city was re-conquered by Christians.  But, hundreds of years later, the cathedral suffered damage from an earthquake and the city had to rebuild it.  As part of this project, the city decided to build a new cathedral next to the current one and connect the two.  The result is one of the more unique things I’ve ever seen.  It’s a cathedral with two naves, two transepts, two choruses…two of everything.  And the two buildings have different heights, which makes for an even more unique experience. It’s hard to see in this photo (it’s the best I have), but if you look below the dome on the right, you will see a second, smaller dome.  This is the old cathedral!

Salamanca also has a weird history of small additions to the exteriors of important buildings.  The most famous example is the small frog that rest atop a skull outside the door to the university.  The legend is that those who can find it will have good luck and return to Salamanca.  The other example is the astronaut that adorns a reconstructed door of the new cathedral.  It’s something the workers added during the restoration and, in my opinion, shows a lack of respect for history.

After the tour we went to a store called “Taste of America.”  It’s probably not a surprise, but they sell American products there!  We were excited to find American food (Mac & Cheese, chips, sodas, etc) and bought a few things to eat while walking around the commercial center of the city.  I even found swords!

The following day had great weather and we used this good luck to walk around the city and visit places we hadn’t seen with the tour.  We crossed the ancient Roman bridge, visited the museum of the civil war, and climbed the tower of the other university in Salamanca (yes there are two) so as to see the surroundings of the city.  We didn’t have a lot of time because out train left at three.  But it was a great ending to a nice weekend.

It was a pleasure to visit Huelva and Salamanca, and now I am planning visits to some places in Spain I’ve never visited.  Some places on the list are the Canary Islands, Majorca, Almeria, and Jaen.  I don think I have enough time to visit them all, but I am going to try!  And, as always, I will write about my experiences in whatever places I visit.

Adios!

Stephen

Leave a Reply