Adiós España y gracias por todo el jamón

Mi tiempo en España ha acabado.  Viví allí cinco meses, pero un parte de mi siente como nunca salió el verano pasado y nunca saldrá.  Sevilla me ha dado mucho – experiencias formativas, una cultura fascinante, y una idioma nueva.  Por eso siempre estaré agradecido y siempre llevaré este gran pueblo en mi corazón.  Pero mi experiencia allí no haría tan buena si no haya tenido tan buenos amigos.   Nunca haría pensado que pudiera conocer tantas personas memorables en sólo pocos meses.  Pero es posible.  Todos mis amigos, desde los de CIEE hasta mis sevillanos, hacían mi tiempo en España la experiencia increíble que era.  Voy a echarles de menos muchísimo.

Somos amigos y Sevillanos siempre
Somos amigos y Sevillanos siempre

Pero, mientras estoy escribiendo esto, no puedo parar pensar en algo más.  Iba a buscar un significado para resumir mi tiempo en España, pero lo más en que pienso en mi tiempo allí, lo más que me da cuenta que forma sólo un parte de los últimos cuatro años.  Es un parte distinto, pero no puedo entenderlo sin pensar en los otros partes de mi pasado reciente.  Desde mi graduación de universidad he vivido en muchos lugares.  14 meses en Barbados, 18 meses en New Haven, 9 meses en New York, y 7 meses en España.  Ha sido cuatro años interesantes.  He aprendido mucho de todos estos sitios, pero he aprendido más de mi mismo, el mundo, y cómo quiero vivir mi vida.

Vivir afuera es un regalo.  Es una oportunidad comprobar todo que sabes con algo nuevo.  Y para mi, yo encontraba que no necesitas dinero para ser feliz.  Tener dinero esta bien, pero no puedes comprar amigos ni buenas experiencias.  Ser feliz requiere una mentalidad, no algo físico.  Es algo que aprendía durante mis viajes afuera; mi mentalidad ahora es muy diferente que cuando gradué de universidad en 2010.  Hace cuatro años, pensaba que ser feliz necesitaba obtener el trabajo más importante que podría.  Es decir que en mi mente, ser importante y rico eran igual a ser feliz.  Ahora, pienso diferente.  Viajar mi daba cuenta que hay tantas cosas ver, experimentar, y aprender en este mundo, y que aunque es imposible hacer todo, que deberías intentar a disfrutar el mundo y lo que tiene ofrecer.  En otras palabras, ahora entiendo el dicho “trabajar para vivir, no vivir para trabajar.”

Una regla para la vida
Una regla clave para la vida

Pero, no quiero decir que deberías vivir sin dirección u objetivo, o vivir sólo para placer.  El mundo es grande y siempre hay nuevas cosas hacer.  Sería fácil perder tu mismo siempre viajando sin una ancla.  Es importante, en mi opinión, que tengas un equilibrio entre la persecución de nuevas cosas y la estabilidad de una “vida normal.”  Sacrificas mucho si vivas como un nómada o sin una razón para despertarte cada mañana e ir a trabajo.  La vida necesita un objetivo superior que la persecución de placer; creo que cada persona necesita algo en que puede contribuir a través de su trabajo.  Esto es algo que descubría durante mi tiempo afuera y ahora, mi intención es encontrar el equilibrio que me permite vivir y trabajar con felicidad. España ha sido un parte importante de este proceso de descubrimiento, igual como Barbados, New Haven, y New York.  Los últimos cuatros años me han dado mucho.  Ahora, estoy listo para lo que sigue.

As always, follow the jump for the English translation.

My time in Spain is over.  I lived there for five months, but a part of me feels like I never left last summer and never will leave.  Seville has given me a lot – formative experiences, a fascinating culture, and a new language.  For this, I will always be grateful and will always carry this big town in my heart.  But my experience there would not have been so good if I hadn’t had such great fiends.  I never would have though that I could get to know so many memorable people in only a few months.  But it’s possible.  All my friends, from those CIEEers to my Sevillanos, made my time in Spain the incredible experience it was.  I am going to miss them so much.

But, while I am writing this, I cannot stop thinking about something else.  I was going to search for a meaning to summarize my time in Spain, but the more I think about my time there, the more I realize that it forms only a part of the past four years.  It’s a unique part, but I cannot understand it without thinking about the other parts of my recent past.  Since my graduation from college I have lived in many places.  14 months in Barbados, 18 months in New Haven, 9 months in New York, and 7 months in Spain.  It’s been four interesting years.  I’ve learned a lot about all these places, but I have learned more about myself, the world, and how I want to live my life.

To live abroad is a gift.  It’s an opportunity to compare everything you know with something new.  And for me, I found that I don’t need money to be happy.  To have money is nice, but you can’t buy friends or good experiences.  Being happy requires a mentality, not something physical.  It’s something I learned during my travels abroad; my mindset now is very different from when I graduated from college in 2010.  Four years ago, I thought that to be happy I needed to obtain the most important job I could.  That’s to say that in my mind, being important and rich were the same as being happy.  Now, I think differently.  Traveling made me realize that there are so many things to see, experience, and learn in this world, and although it’s impossible to do everything, you should try to enjoy this world and what it has to offer.  In other words, now I understand the saying “work to live, don’t live to work.”

But, I don’t want to say that you should live without direction or purpose, or live only for pleasure.  The world is huge and there are always new things to do.  It would be easy to lose yourself always traveling without an anchor.  It’s important, in my opinion, that you have a balance between the pursuit of new things and the stability of a “normal life.”  You sacrifice a lot if you live like a nomad or without a reason to wake up every morning and go to work.  Life requires a purpose greater than the pursuit of pleasure; I believe every person needs something they can contribute to through their work.  This is something I discovered during my time abroad and now, my intention is to find the balance that lets me live and work happily.  Spain has been an important part of this discovery process, just like Barbados, New Haven, and New York.  The past four years have given me a lot.  Now, I am ready for what follows.

Leave a Reply